BLOG

Un enfoque en las visualizaciones: gráficos de embudo

PUBLICADO EN

Hoy vamos a tomarnos un descanso y dejar las típicas gráficas de ejes a un lado para analizar más a fondo un tipo de visualización diferente: el gráfico de embudo. El gráfico de embudo es visualmente hablando,bastante diferente de los gráficos que hemos venido describiendo hasta ahora, ya que nos muestra una secuencia de eventos en un embudo proporcional o estático. Cada valor para una dimensión o métrica representa una etapa diferente dentro del proceso.

El nombre de este gráfico, de embudo, puede a veces resultar engañoso. Cuando la gente piensa en embudos, piensa en un tipo de flujo ininterrumpido. Sin embargo, para el propósito de representar datos, deshazte de tus ideas tradicionales sobre un embudo. El nombre está ahí únicamente para describir la forma del gráfico, ya que cada etapa del embudo representa un paso o etapa de un proceso.

Pero entonces, ¿por qué usar este gráfico tan poco tradicional? Tim Wilson explicó su propia respuesta de forma muy clara: Los humanos procesan las longitudes relativas con mayor facilidad que los números sin procesar o en crudo. No podemos olvidarnos del gráfico de embudo como una herramienta útil de visualización, ya que hace que la comprensión visual de los datos sea mucho más fácil para el lector, en vez de tener que dar sentido sólo a datos numéricos.

Una tabla numérica, por ejemplo, difícilmente pueda  mostrar la misma profundidad que un gráfico de embudo tradicional, lo que dificulta sacar conclusiones y extraer ideas.

Cuando usar un gráfico de embudo Cuando NO utilizar un gráfico de embudo
Los gráficos de embudos son la mejor opción para representar:

  • Pasos de un proceso
  • Tasa o Ratio y ubicación de la pérdida
  • Áreas de problemas potenciales en un proceso cíclico
Situaciones donde los gráficos de embudo no serían nuestra mejor elección:

  • Representación como ciertos componentes individuales contribuyen a un todo
  • Comparación de variables

Tomemos como ejemplo dónde un gráfico de embudo podría ser una forma de visualización ideal: la representación de un ciclo de Marketing y Ventas. Un analista puede utilizar el gráfico de embudo para ver cuántos clientes potenciales completan cada uno de los diferentes eventos clave que conducen a una venta. El embudo permite ver con qué eficacia están funcionando las estrategias del equipo de ventas, así como observar dónde se pierden las ventas y a qué ritmo.

Sin embargo, las gráficas de embudo pueden convertirse en un tópico complejo, no por los colores y la escala utilizada, sino por el gráfico en sí mismo. Si el gráfico se usa incorrectamente, proporcionará poca o incluso ninguna información. En Sweetspot, la solución para estas situaciones es utilizar un gráfico de embudo basado en barras, un gráfico de embudo proporcional o una pirámide.

Los gráficos de embudo basados en barras representan cada etapa de un ciclo con una barra diferente, de esta manera muestran el porcentaje de progreso en cada etapa, y un porcentaje de progreso desde cada paso hasta el final (ver el ejemplo mostrado a continuación).

Hay dos opciones disponibles para el embudo basado en barras: barras predefinidas o barras proporcionales.

El gráfico de arriba tiene barras predefinidas que muestran el flujo básico de un embudo, pero los números asociados a cada barra no se corresponden proporcionalmente. Aunque sea menos visual, este gráfico permite a los lectores centrarse en el valor numérico de cada etapa.

Los mismos datos se capturan a continuación en barras que si se representan proporcionalmente. A diferencia del gráfico de embudo anterior, este gráfico captura los mismos datos pero cada barra es proporcional a la variable o etapa que representa. Esto le permite al lector asimilar visual y numéricamente el impacto de cada etapa.

El típico gráfico de embudo proporcional representa datos por magnitud, para ofrecer una comparación visual de una etapa con la siguiente. En realidad, cualquier gráfico de embudo que no muestre una clara diferencia visual será ineficaz para los lectores.

El gráfico de pirámide es básicamente un embudo mostrado del revés, que por ende, muestra los datos en orden inverso. Esta representación visual permite encontrar puntos importantes mediante la comparación de la magnitud de cada variable.

Ni la pirámide ni el embudo tradicional muestran un porcentaje que explique cuántas variables se mueven de etapa en etapa, ni tampoco el porcentaje de cada etapa hasta el final. El embudo basado en barras si que consigue mostrar una representación mucho más clara de la tasa de éxito/caída o pérdida.

Alternativas:

Gráfico de barras:

Si pusiéramos las barras contra el eje X, tendríamos esencialmente el mismo gráfico que el embudo proporcional basado en barras. Sin embargo, se perderían los porcentajes, que aportan un plus a la hora de comunicar información clave a los individuos interesados en entender el informe.

Panel de KPIs

Un panel con KPIs permite a los usuarios definir cada variable por separado. Sin embargo, el problema es la ausencia del elemento visual de cómo cada variable influye en la venta final.

Conclusión:

Aunque sea poco frecuente y a veces criticado, el gráfico de embudo puede ser utilizado como la visualización más efectiva para sacar las conclusiones, extraer ideas o perspectivas del negocio más críticas. El detalle añadido de mostrar un porcentaje entre etapas del proceso, permite obtener cualquier percepción necesaria para poder actuar eficiente y rápidamente, que en realidad es el resultado ideal ante cualquier visualización de datos.

¿Qué gráfico de embudo te parece más efectivo para representar tus procesos, o ya tienes una alternativa preferida?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Share on LinkedIn

Holly McKendry

Sweetspot Marketing Director. Wakeboarder & travel enthusiast. Communication Studies graduate of Texas State University, San Marcos.


Añadir comentario

¡Prueba Sweetspot hoy!

Not Another Dashboard.